Euskal pastela, gâteau basque, pastel vasco son todos nombres utilizados para un delicioso pastel relleno de crema y mermelada. Este típico postre vasco tiene sus orígenes en Cambo (Labort) en el siglo XVII. En aquellos tiempos, el pastel no tenía nombre y la gente que viajaba a través del País Vasco empezó a llamarlo “el pastel de los vascos”. Fue así como aquel simple pastel recibió un nombre simple. Desde entonces, se ha convertido en un símbolo del País Vasco. Sin embargo, el pastel vasco sigue siendo más popular en el País Vasco Francés y por eso, es en general más conocido por su nombre francés, “Gâteau Basque”.

Aunque en la actualidad existen múltiples variaciones del gâteau basque, las recetas originales utilizaban los frutos encontrados alrededor del baserri (caserío), como pueden ser moras y endrinas, para el relleno. No fue hasta finales del siglo XIX cuando empezó a añadirse crema al pastel. Al mismo tiempo, Biarritz se estaba convirtiendo en un famoso destino turístico. La gente que visitaba Biarritz fue probando el pastel vasco y lo fue extendiendo al resto de Francia y Europa.

Algunos pasteles vascos están rellenos de crema, otros de mermelada. Algunos son gruesos, más parecidos al bizcocho, mientras que otros son finos y crujientes en el exterior. Algunas veces se hornea el pastel vasco intentando que la crema sea parcialmente absorbida por la masa, creando así un pastel más jugoso. Otras veces el pastel se prepara con una separación bien definida entre la crujiente masa y la crema en su interior. Cada pueblo y familia tiene una receta diferente. Algunas son por supuesto mejores que otras. Pero una vez que hayas conseguido una buena base para el pastel, es muy fácil experimentar con él y elaborar un montón de deliciosas variedades.

Gâteau Basque, Pastel Vasco
Gâteau Basque relleno de crema y mermelada de moras

Aquí debajo encontráis nuestra versión del pastel vasco. El pastel debe tener un exterior crujiente con un delicioso relleno de crema. Nosotros preferimos que la masa y la crema estén bien separadas, ya que el contraste entre la masa y la jugosa crema nos parece más sabroso.

Receta de Pastel Vasco Para un molde redondo (20 – 23 cm de diámetro)

Masa 200 g mantequilla fría (con sal) 300 g harina de repostería 150 g azúcar 75 g almendra molida (mejor si pueden ser almendras recién molidas) 2 huevos Opcional: 2 cucharadas soperas de patxaran (o ron, brandy)

Crema 500 ml leche entera 2 yemas de huevo 50 g azúcar 2 cucharadas soperas de maicena piel de limón (un par de rodajas o en ralladura) 1 palito de canela (en su defecto, utilizar canela en polvo) Opcional: 2 cucharadas soperas de patxaran (o ron, brandy) Mermelada de moras (cerezas o cualquier otro fruto de tu gusto) 1 yema de huevo

PARA HACER LA MASA:
1.  Pon la mantequilla en el congelador una hora antes de empezar a cocinar.
2.  Saca la mantequilla del congelador y córtala en cubos pequeños.
3.  En un bol grande, mezcla los cubos de mantequilla con la harina, el azúcar y las almendras molidas.
4.  Con un tenedor, mezcla bien los ingredientes, pero para antes de que se forme una mezcla homogénea.
5.  En otro plato o bol, bate los dos huevos, añade el patxaran (o ron o brandy) y mézclalos.
6.  Añade los huevos con el patxaran al bol grande y mezcla con el resto.
7.  Pon la mezcla en film transparente, dándole forma de chorizo y colócala en la nevera. Tiene que estar en la nevera al menos una hora e incluso ponerla un rato en el congelador es una buena idea.

Pasos para cocinar un pastel vasco
Moliendo almendras, mezclando la masa y masa en forma de chorizo

PARA HACER LA CREMA:
1.  Combina leche, canela y piel de limón en una cazuela y calienta despacio hasta que hierva.
2.  Mientras tanto, coloca la maicena con un chorrito de leche fría en un vaso y mezcla hasta que se disuelva.
3.  Bate las yemas de huevo. Añade la maicena disuelta en leche y el azúcar.
4.  Añade el patxaran (o ron o brandy).
5.  Cuando la leche con la canela y el limón hierva, apaga el fuego y deja la mezcla enfriar unos 5 minutos. Después de ese tiempo, si estabas utilizando un trozo entero de piel de limón y/o un palito de canela, sácalos de la leche.
6.  Poco a poco, añade la mezcla con el huevo a la leche caliente mientras vas removiendo.

7.  Pon la cazuela otra vez en el fuego a fuego medio (es importante que no llegue a hervir en ningún momento) y continúa dándole vueltas sin parar (¡muy importante!). La mezcla empezará a espesar en unos 5 – 10 minutos.
8.  Cuando la mezcla haya espesado lo suficiente, apaga el fuego y déjala enfriar unos minutos. La textura de la mezcla debería ser la de un pudín más bien líquido. Ten en cuenta que espesará un poco más en la nevera.
9.  Pon la mezcla en un bol y deja enfriar 10 minutos más. Durante ese tiempo, remueve de vez en cuando para evitar que se cree una capa gruesa en la parte superior.
10.  A continuación, cubre el bol con film transparente, poniendo el film directamente sobre la crema, evitando dejar aire en el interior.
11.  Pon la crema en la nevera y déjala reposar al menos una hora. * Es importante que la crema también esté fría porque, si está caliente cuando la ponemos en el horno, es muy posible que crezca y rompa la parte superior del pastel.

Gateau Basque, después de añadir la mermelada
Añadiendo mermelada al pastel vasco

PARA CONSTRUIR EL PASTEL:
Ahora viene la parte más complicada de la receta – bueno, tampoco es tan difícil 😉 La masa puede estar muy pegajosa, lo que puede dificultar colocarla en el molde. Es por eso que tiene que estar muy fría para poder trabajar con ella. Una vez que la masa esté muy fría y no tan pegajosa, es posible estirarla.
1.  Saca la masa de la nevera y divídela en dos: 2/3 para la base, 1/3 para la parte superior.
2.  Vuelve a colocar el 1/3 de la masa en la nevera.
Para estirar la masa más fácilmente, te recomendamos utilizar 2 hojas de papel para hornear.
3.  Pon un poco de harina sobre la primera hoja de papel para hornear y después coloca los 2/3 de masa en el centro.
4.  Pon un poco de harina en tus manos y aplasta la masa ligeramente con ellas.
5.  Espolvorea la masa con un poquito de harina y coloca encima la segunda hoja de papel para hornear. A continuación, coge un rodillo y extiende la masa hasta que tenga un espesor de aproximadamente 6 mm.
6.  Coloca la masa en el molde, cubriendo la base y los laterales. Pon el molde en la nevera.
7.  Precalienta el horno a 180°C.
8.  Ahora, saca el 1/3 de masa de la nevera y extiéndelo de la misma manera.
9.  Saca el molde, la crema y la mermelada de la nevera. Llena el molde con la crema y, a continuación, dispersa múltiples cucharadas de mermelada sobre la crema.
10.  Coloca la parte superior de la masa encima.
11.  Con los dedos, une las dos partes de la masa en las esquinas.
12.  Bate una yema de huevo y extiéndela sobre el pastel (para ello, puedes utilizar una brocha de cocina o hacerlo directamente con los dedos).
13.  Con un tenedor, ralla el pastel ligeramente y ¡voilá!, está listo para ponerlo en el horno. Deja el pastel en el horno unos 35 minutos.
Déjalo enfriar al menos una hora antes de servirlo.

El pastel vasco terminado

6 comentarios en “Receta de Pastel Vasco

  1. María Cristóbal Otxandio

    Pesadilla en la cocina!
    Llevo todo el día liada con este pastel y en el momento de extender la masa se ha vuelto imposible. No sé, he seguido las instrucciones al pie de la letra, he tenido la masa cuatro horas en el frigorífico…imposible hacer nada con ella, se me quedaba entre las manos como una pasta pegajosa. Puede que le falte harina? …al final, he conseguido meter algo en el horno. A ver qué sale…

    Responder
    • Patricia

      Hola María, espero que al final tus esfuerzos diesen resultado! Extender la masa es la parte más complicada de esta receta. Por una parte, es simplemente cuestión de práctica… Es muy importante que la mantequilla esté bien fría cuando se hace la masa. Y también te recomendaría utilizar el congelador en lugar del frigorífico para dejar descansar la masa.
      Cuando la masa empieza a pegarse, puede ser buena idea añadir un poco de harina, pero otro fallo bastante común es añadir demasiada harina. Otra opción es volver a meter la masa en el congelador un buen rato e intentar de nuevo.

      Responder
  2. María Cristóbal Otxandio

    Patricia, se me olvidó comentar que, al final, salió un pastel riquísimo, mucho mejor de lo esperado. Es verdad que la parte de la masa es lo más complicado, la próxima vez enfriaré más la masa. Es trabajoso pero el resultado es bueno.
    Una buena receta, enhorabuena!

    Responder
    • Patricia

      Hola María, muchas gracias por tu comentario! Me alegro de que el resultado superase las expectativas! Sí, extender la masa es la parte más complicada de la receta y también es cuestión de práctica :)

      Responder
  3. Virginia

    Gabon
    Manana quiero cocinar esta receta de pastel Vasco.Vivo en Inglaterra,no he encontrado maizena….como saldra la crema sin Ella?se puede sustituir x otro ingredientee?
    Mila Esker

    Responder
    • Patricia Palacios

      Hola,
      Maizena es el nombre de una marca de lo que en inglés se llama “cornstarch”. Así que te recomendaríamos buscar ese ingrediente. Si no lo encuentras, puedes intentar sustituirlo por arrowroot, potato starch o tapioca. ¡Mucha suerte con el pastel! Recuerda que lo más fácil es hacer la masa el día de antes (para poder asegurar que está bien bien fría a la hora de extenderla).

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 + = diez

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>